Acto a 6 años de la desaparición de Jorge Julio López

  El acto de la Multisectorial Rosario a 6 años de la desaparición de Jorge Julio López, suspendido por el temporal del martes 18, se realizó al día siguiente. En el marco de preocupación y denuncia por la creciente represión de la protesta social y sindical, se exigió aparición con vida de López y reactivación de la causa judicial; justicia para Silvia Suppo, Mariano Ferreyra y Luciano Arruga, entre otras víctimas de desaparición en democracia y asesinatos por causas políticas; y el desprocesamiento de los miles de luchadores populares criminalizados por su militancia, entre otros reclamos.

Nicolás Rufine, del Frente Popular Darío Santillán y uno de los voceros de la Multisectorial Rosario en la jornada, aseguró que “lo que venimos a plantear acá es la memoria que queremos sostener y resistir del compañero Julio López, a seis años de su desaparición. Un compañero que desapareció dos veces, en dictadura y en democracia. Que enfrentó a sus torturadores para decirles que fueron ellos los criminales, los genocidas. Tuvo el coraje para hacer eso, y el mismo aparato represivo que aún no está desmantelado lo hace desaparecer de nuevo. 
El ejemplo de Julio López es un ejemplo que deberíamos tener mucho más presente aún, porque es un compañero que tuvo la entereza de enfrentar a sus captores para completar el rompecabezas que es Argentina y señalar los lugares donde habían estado desaparecidos él y sus compañeros. Y por todo eso es la represalia contra él”.

“Después de lo de López, pasó lo de Silvia Suppo” recordó Rufine, “también una testigo clave en la causa contra el genocida juez Brusa. Volvió a ocurrir lo mismo, Silvia Suppo fue asesinada y se dice que fue un robo común. El gobierno mismo de Santa Fe también participa de esta trama de mentiras. Y la historia sigue así. No hay “nunca más” con desaparecidos en democracia. El año que viene se cumplen 30 años del regreso de la democracia y tenemos cada vez más compañeros luchadores perseguidos, cada vez más compañeros golpeados, asesinados y desaparecidos. Es muy triste. Y lo más triste es que los desaparecidos necesitan de nosotros y la sociedad argentina no está demostrando estar a la altura de las circunstancias, Julio López se merece mucho más de lo que estamos haciendo todos, para que los derechos humanos no sean solamente los del ayer sino también los de hoy”.

Por su parte, Gustavo Brufman, secretario de derechos humanos de la CTA Rosario y referente sindical de los docentes universitarios, planteó que nos encontramos “en un escenario profundamente contradictorio, mientras se está juzgando a los genocidas -y nosotros reclamamos la aceleración de las causas- en donde en estos momentos también se está llevando a cabo un juicio contra los responsables de lo que fue la Masacre de Trelew, preámbulo del terrorismo de Estado. En ese mismo contexto también se da la implementación de una "Ley Antiterrorista" que muy claramente viene a marcar a la protesta social, al movimiento popular, a los reclamos. Y además, se suma ahora el hecho de que el propio Ministro de Defensa Arturo Puricelli está dando via libre a cursos de formación a integrantes de las Fuerzas Armadas a cargo del Pentágono de una versión aggiornada de lo que fue la Doctrina de Seguridad Nacional, que fue el marco para el terrorismo de Estado. Esto, que fue denunciado por el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, es un hecho más que marca las tensiones en las que se da este reclamo de verdad y justicia”.