VEINTE MESES DE IMPUNIDAD


Declaración por la
DESAPARICION DE JORGE JULIO LOPEZ
veinte meses IMPUNIDAD

A veinte meses del secuestro de Jorge Julio López nos encontramos ante una investigación judicial prácticamente paralizada.

El juez Arnaldo Corazza no ha realizado ninguna actividad procesal desde que la Cámara Federal de Apelaciones le ordenó –luego de meses de insistencia de los querellantes - que apartara a la Policía Bonaerense de la investigación.

No ha utilizado ninguna de las atribuciones que la nueva calificación de la causa –desaparición forzada de personas- le concede; entre ellas, el acceso irrestricto a bases de información, intervenciones telefónicas y allanamientos. Seguimos sin saber donde están los policías mencionados por López en su declaración, entre ellos, Julio César Garachico. No ha procesado a nadie por los resultados de los allanamientos en Marcos Paz, que demostraron los privilegios de que gozaban los represores.

La Cámara Federal de Apelaciones apartó a la Policía Bonaerense de la investigación pero en sus fundamentos pretende instalar la idea de que esa fuerza obstruyó la causa por torpeza y no por complicidad. Así, la resolución considera al perro Kintín como máximo responsable del fracaso de la investigación y omite ordenar medida alguna contra los jefes policiales que han estado a cargo.

Los jueces Durán y Di Donato, ligados a esa fuerza se niegan a apartarse de la causa,

El fiscal Sergio Franco, que siempre pretendió justificar su inactividad en la falta de medios materiales y humanos, hoy se quedó sin excusas ya que su fiscalía recibió dos nombramientos destinados exclusivamente a la causa López. Sin embargo, a tres meses de haber sido designadas, esas dos personas ni siquiera han leído la causa completa ya que les asignan tareas ajenas al proceso.

El gobernador Daniel Scioli se comprometió el 18 de febrero de este año a dar respuesta inmediata al petitorio de Justicia Ya! donde se exigía que de una vez por todas se entregara a la Justicia el listado de los policías que actuaron entre los años 1976-1983, que se tomaran medidas respecto de las agencias de seguridad privadas, muchas de ellas propiedad y refugio de represores e investigadas en la causa y que se echara a los jefes policiales que han estado a cargo de la investigación. A la fecha, seguimos sin respuestas.

El Poder Ejecutivo Nacional sigue sin involucrarse en la causa como si éste le fuera un problema ajeno: no tomó ninguna medida contra los responsables de las irregularidades manifiestas cometidas por el Servicio Penitenciario Nacional, los servicios de inteligencia o la Policía Federal. Más aún, el Juez Corazza ha decidido que sea la Policía Federal, a cargo de Aníbal Fernández, quien continúe la investigación. Hasta el momento, su actividad fue nula.

Mientras tanto, en otro mensaje claro de los genocidas, Juan Puthod fue secuestrado y liberado. Jueces y fiscales se declaran incompetentes en su causa, los responsables siguen en el anonimato y los policías encargados de su seguridad solo se ocupan de hacerle saber que no la tiene.

Decimos hoy, como dijimos siempre:

La impunidad solo genera impunidad.



APARICION CON VIDA YA DE JORGE JULIO LOPEZ

JUICIO Y CASTIGO A LOS RESPONSABLES
DE SU SECUESTRO Y DESAPARICION

30.000 COMPAÑEROS DETENIDOS DESAPARECIDOS PRESENTE

Justicia YA! en La Plata

2 comentarios:

goliardo-argentino dijo...

muy bueno el blog, voy a agregar un link al mio.

Casapueblos - AEDD dijo...

Muchas gracias!