"La desaparición de López es una tragedia con impunidad"



El juez federal Carlos Rozanski aseguró que la desaparición de Jorge Julio López, que data de casi dos años, es una “tragedia con impunidad”.

“Hace dos años, con la desaparición de López, se vivió una tragedia; hoy se vive una tragedia pero con impunidad”, expresó el magistrado, quien condenara al represor Miguel Etchecolatz y al ex capellán Christian Von Wernich. “La tragedia es la misma que hace dos años, pero desde el punto de vista social, la tragedia aumentó”, expresó el juez.

“La tragedia sin impunidad es dolor pero con posibilidad de reparación. Por el contrario, si hay impunidad es dolor pero sin reparación. Esa es la enorme diferencia entre la justicia que logra un resultado y la que no lo logra, y el caso de López es el ejemplo más concreto”, puntualizó el presidente del Tribunal Federal 1 de La Plata, antes de participar de una charla en la Feria Argentina del Libro Universitario, que se desarrolla en esta ciudad.

“López es un desaparecido en democracia sin avances en la investigación y con ese terrible valor negativo que significa la tragedia con impunidad”, dijo tras ser consultado sobre las declaraciones de León Arslanián, ex ministro de Seguridad bonaerense, quien opinó públicamente que el testigo está sin vida.

“La última vez que lo vi fue en el juicio. Dijo lo que tenía que decir y desapareció. No sé si está muerto o está vivo, sólo sé que desapareció”, subrayó, y advirtió que “las tragedias, si las sociedades no las toman en la dimensión real que tienen, pueden repetirse, entonces el valor extraordinario de hacer un juicio 32 años después es trabajar para que no se vuelvan a repetirse”.

Rozanski explicó que la desaparición del testigo clave en el juicio a Etchecolatz tuvo una influencia posterior al “motivar la toma de medidas respecto a los testigos”. “Se logró dar una contención que antes no había. Los testigos tenían miedo pero se sentaron a declarar y lo hicieron”, recordó.

“Los que integramos la Justicia teníamos que decidir cómo se seguía, y se siguió. Y los testigos tuvieron que decidir, y siguieron y esto tiene un valor simbólico enorme, y es la prueba de que 30 años después, las cosas están empezando a cambiar”, sostuvo el magistrado.


(Fuente: El Dia)