Otra Marcha de la Resistencia sin Julio López



Por ANRED - Sur
Como se viene haciendo desde 1980, una vez más miles de personas reconocieron la necesidad de resistir. "Que Julio siga estando desaparecido y desde el Gobierno no se aclare qué pasó, nos obliga a todos a reafirmar este compromiso de seguir luchando", afirmó Enrique Fukman, integrante de la
Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD).
La marcha había comenzado cerca de las 18 del miércoles. Pero fue alrededor de las 20 cuando la ronda alrededor de la Pirámide de Mayo, se pobló con pancartas que iban por más, iban por exigir al Gobierno la aparición con vida ya de Jorge Julio López, desaparecido hace ya casi quince meses.
"Yo había equiparado las pancartas por Julio, no con la consigna "Vamos por más", que es una consigna del Gobierno, sino con la de "Exigimos al Gobierno la aparición con vida de Julio López ya". Éramos un grupo nada más de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos pero todas las pancartas que trajimos anduvieron dando vueltas", le dijo Enrique Fukman a ANRed.
Frente a la convocatoria de "Vamos por más" lanzada por algunos organismos de Derechos Humanos cercanos al oficialismo, otras organizaciones afirmaron que ir por más era exigir a las autoridades nacionales y provinciales que dijeran qué pasó con López. "Que Julio siga estando desaparecido y desde el Gobierno no se aclare qué pasó, nos obliga a todos a reafirmar este compromiso de seguir luchando", sostuvo Fukman.

El integrante de la Asociación de Ex Detenidos-Desaparecidos destacó: "Estamos acá reafirmando nuestro compromiso con seguir luchando por memoria, justicia, por un país mejor, diferente, más fraterno y solidario". Así como agregó: "Gran parte de la gente que hoy está dando vueltas alrededor de la Pirámide está reafirmando su compromiso en resistir. Resistir la anulación de la memoria, resistir a que los sueños desaparezcan".
Frente a una construcción de la memoria fragmentada, frente a la construcción de impunidad, la única respuesta es la resistencia. Así como parecía plantear un volante que circulaba por la Marcha y que retomaba al escritor Haroldo Conti: "O estamos con ellos, es decir, otra vez en la lucha, que es el mejor homenaje que les podemos rendir en esta fecha, o estamos con los traidores. Ya no hay vuelta que darle".